06 marzo 2007

Si lo dice el Alcalde de Pamplona...

Otra de las "perlas" que me he encontrado repasando la ciber-hemerotéca del Diario de Navarra, tampoco tiene desperdicio. Aparece publicada en la página 23 del número fechado el 12 de julio de 1993, y tiene por autor a Alfredo Jaime, alcalde de Pamplona por UPN entre 1991 y 1995, y uno de los pesos pesados de un partido político que dice tener por bandera la "defensa" de la identidad y de la historia de Navarra.

Diario de Navarra, 12 de julio de 1993. Cabecera del artículo que da cuenta de la comida.

En la citada página, que está dedicada a dar cuenta de la comida de hermandad ofrecida por el Ayuntamiento de Pamplona para agasajar a los representantes del Ayuntamiento de Bayona y del Consejo Regional de Aquitania, que visitaban la ciudad, el periodista que cubrió la noticia recoge algunos fragmentos del ¿improvisado? discurso pronunciado por el Sr. Jaime durante el brindis celebrado a los postres.

El fragmento que nos interesa corresponde a un momento en el que trata de recordar las vinculaciones entre Aquitania y Navarra, "dos comunidades", dice el alcalde, "que han sido hermanas históricamente, al menos desde aquellos tiempos en los que nuestro Sancho VII, el de las Navas, casara con Berenguela, hija de Leonor de Aquitania y madre a su vez de Ricardo Corazón de León". ¡Toma ya! ¡Y el mundo sin haber descubierto tal intensidad de incestos por m²!

Diario de Navarra, 12 de julio de 1993. Fragmento que recoge la novedosa aportación realizada a nuestra Historia por Alfredo Jaime. ¿Le habría asesorado Valentín Redín?

O sea, que teniendo en cuenta la revolucionaria información aportada por el Sr. Jaime, se podría concluir: primero, que Sancho VI 'el Sabio' tuvo una aventura amorosa con Leonor de Aquitania; segundo, que fruto de esa relación nació Berenguela; tercero, que este nacimiento habría permanecido tan oculto que Sancho VII 'el Fuerte' y Berenguela se casaron ignorando que eran hermanos; cuarto, que sus padres habrían maniobrado con celeridad para conseguir que el matrimonio fuera anulado sin que dejara rastro; quinto, que al continuar Berenguela desconociendo su verdadera filiación, tanto ella como Ricardo I 'Corazón de Léon' tampoco eran conscientes de su hermandad al casarse; y sexto, que viendo que la bola de nieve se hacía cada vez mayor, los pecadores padres habrían decidido finalmente desvelar la verdad a los enamorados hermanos, y que ésta es la razón por la cual el resto del mundo entendió que su matrimonio había fracasado, pues aunque es de suponer que se habría intentado una nueva anulación, esta vez el Papa, desconocedor de la verdad, no la habría consentido .

Interesante, realmente intresante. Vamos, que como se entere de esto Valentín Redín... nos monta en un plis-plas otra obra de teatro y otra novela, cargadas de auténtico despropósito histórico.

A esto se le llama tener una cultura de "haber oido campanas y no saber donde". Así nos va. Claro que, si el propio Miguel Sanz, presidente de su partido y del Gobierno de Navarra desde 1996, confunde a Sancho III con Sancho VII...

Manuel Sagastibelza