27 diciembre 2009

Otros artículos y trabajos:

27 diciembre 2009
Navarra. Un Reino de Historias.

Qué oportuno es acordarse de santa Bárbara cuando truena, o lo que es lo mismo, de Berenguela cuando hay que vender un libro; y luego, si te he visto no me acuerdo.

El pasado 11 de diciembre, en el Diario de Navarra publicaban una entrevista en la que Santiago Lesmes, autor de Navarra. Un Reino de Historias, recordaba brevemente a Berenguela.

Diario de Navarra, 11 de diciembre de 2009. Fragmento de la entrevista en el que se menciona a Berenguela. Pese a lo que afirma el entrevistado, lo cierto es que no hay ninguna evidencia que permita afirmar con tanta rotundidad que Berenguela nació en Tudela.

El comentario, como era de esperar, llamó mi atención. Y no sólo porque se refiriera a Berenguela, sino también porque me invitaba a temer lo peor. Desgraciadamente, cometí la torpeza de insinuarle a mi mujer cierto interés por conocer el contenido de este trabajo sin caer en la cuenta de las fechas en las que nos encontramos. Así que... ya está en mis manos y los malos augurios se han confirmado: dos parrafitos para hacer cuatro comentarios imprecisos con los tópicos de siempre.

En el anuncio con el que se está publicitando el libro, el matrimonio de Berenguela con Ricardo se ha elegido como el primero de los reclamos, aunque, como una muestra de la poca importancia que le dan a Berenguela, lo hacen sin mencionar su nombre. De todas formas, si lo noticiable es que una princesa navarra fuera reina de Inglaterra, también deberían haber recordado a Juana, hermana de Carlos III. Y ya puestos, tampoco habría estado mal recordar a las navarras que fueron reinas de Francia, Sicilia y Castilla.

Mi primera idea ha sido echar este libro a mi piscina particular, la sección "En boca cerrada...", pero como son días de paz y amor (y el plus al salón), pues como que he decidido contenerme. No he leído más que una docena de páginas: las necesarias para encontrar el publicitado artículo sobre Berenguela, las obligadas sobre las historias de mi pueblo y poco más. Y visto lo visto, será difícil que retome su lectura, porque, más que historias, lo que el autor recoge son apuntes muy superficiales que ni me aportan nada nuevo ni me descubren nada interesante. Claro que, para la mayoría de los navarros, probablemente estas pinceladas que esbozan nuestro pasado resultarán más que suficientes.

Manuel Sagastibelza.

19 abril 2009
Berenguela de Navarra: una reina sin historia.

Hace poco más de un mes la revista electrónica Euskonews ha publicado en su número 475 un artículo de Mireia Zubiaurre dedicado a Berenguela con éste título.

Se trata, más que nada, de un recordatorio de su olvidada figura histórica en el que los obligados apuntes biográficos se acompañan de comentarios sobre la situación de la mujer en la Edad Media con el fin de hacernos entender el porqué del título. Título, dicho sea de paso, bastante desafortunado, porque por mucho que tras la lectura del artículo la cuestión quede aclarada, no justifica la confusión que habrá generado en aquellos lectores que sólo se hayan quedado con él. Y mucho me temo que estos habrán sido mayoría, porque ¿quién va a mostrar interés por conocer a una mujer de la se nos anuncia que no tiene nada que contar?

La imagen utilizada para ilustrar el encabezamiento del artículo es un fragmento de "The Accolade" (1901), una de las obras más famosas del pintor prerrafaelita, Edmund Blair Leighton. La mujer de la escena es Ginebra, la esposa del rey Arturo. Se trata de una imagen que habitualmente suele emplearse para ilustrar trabajos que tratan sobre Leonor de Aquitania (para alguno vale todo). Por quien sí fue retratada Berenguela fue por Charles Allston Collins, también prerrafaelita. Su obra, "Berengaria's alarm for the safety of her husband, Richard Coeur de Lion, awakened by the sight of his girdle offered for sale at Rome", que por razones obvias es más conocida como "Berengaria's alarm" o "The pedlar", está colgada en la Manchester City Art Galleries. Hablo sobre ella en mi antigua WEB sobre Berenguela. Si tenéis problemas para visualizarla, intentad recargar/refresar la página.

El artículo es correcto, pero sin más. Como decía, se centra más en divulgar las razones del olvido de Berenguela que en acercarnos a ella. Y es que, a pesar de que la autora termina su trabajo comentando cómo su figura, del todo desconocida como las de otras mujeres notables, no debería ceñirse a una mera mención sobre su verdadera función dentro de un matrimonio concertado y con finalidades político-económicas, sino que debería de servirnos de hilo conductor para conocer más de cerca las condiciones de vida, no solo de reinas y nobles, sino también del conjunto de mujeres que sobrevivieron a aquellos principios y creencias sociales medievales, ella misma no sigue su consejo. Si en verdad hubiera profundizado en el personaje que trata, además de haber sido más precisa en los apuntes biográficos realizados, habría descubierto que existe un periodo vital de Berenguela que, gracias al buen hacer del historiador Henri Chardon, sí nos permite conocer gran parte de su historia: el de su viudez. Y no será porque éste que escribe no lo haya repetido más de una vez.

Además de este artículo, Euskonews recoge en el mismo número una entrada a su apartado de Euskobooks de Queen Without a Country, de Rachel Bard. Sospechosamente, tanto la foto de la portada como la traducción de la reseña de la novela coinciden con las realizadas en este blog.

Tanto este blog como la web primera son citadas (la última incorrectamente) en las referencias bibliográficas apuntadas, y algunos de los comentarios realizados me confirman que, efectivamente, han sido consultadas. Pero, visto lo visto, está claro que no con la suficiente profundidad. Definitivamente voy a tener que hacer algo para sacar el tiempo que haga falta para que, de una vez por todas, dejar sin argumento a quienes escriben titulares como el de este artículo.

Manuel Sagastibelza.

Quiero aprovechar que lebrelblanco.com es citada como una de las referencias bibliográficas, para denunciar que tanto gran parte de la información que aportan como las dos fotos de la efigie tumbal de Berenguela que recogen, han sido realizadas sin citarme y sin mi autorización. Eso sí, al final de la página en cuestión, no se olvidan de poner el símbolo del copyright y la leyenda de todos los derechos reservados. Que alguien me explique cómo puede ser que quien copia tenga la desfachatez de arrogarse los derechos de reproducción.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante trabajo de investigación el suyo, aún no lo he leído todo pero seguro que pasaré un buen rato aprovechándome de su trabajo. Me interesa la historia de Berenguela y hay una cosilla que no tengo clara (quizás debería leer más antes de preguntar). Algunos dicen que Leonor vino a buscar a Navarra a Berenguela para llevarla a desposarse con Ricardo pero no tengo claro que ese dato sea cierto pues en alguna otra parte he leído que a quien vino a buscar Leonor hasta Castilla fue a Blanca, su nieta, para casarla con Luis VII. En fin, seguiré estudiando.

Manuel dijo...

Pues Leonor de Aquitania hizo los dos viajes. A finales de 1190 vino a Navarra para recoger a Berenguela, y en 1200 viajó a Castilla para recoger a Blanca.
Respecto al primero de los viajes, tienes más información en la versión web:
http://www.ctv.es/USERS/sagastibelza/berenguela/berenguela_compromiso2.htm

Saludos

agua en la fiebre dijo...

Uff.. muchas gracias. Habia hecho un pequeño comentario en mi blog, pura intuición y dos cosillas leídas, aún no había encontrado este sitio suyo. Lo hice sólo por la sorpresa que me ha causado el que nunca me hubieran hablado de ella y temía haber metido la pata, al leer sobre el viaje a Castilla. Además de sabio es usted muy amable